Los Shores ingleses continuarán viviendo épicas aventuras, esta vez, de vuelta a Newcastle, la ciudad que les ha visto nacer, crecer y, sobre todo, salir de fiesta. Y es que, a pesar de cambiar la playa por la ciudad y la gastronomía mediterránea por la comida rápida, los Shores vuelven a casa con más ganas que nunca de dar guerra. ¡Que se prepare Newcastle porque sus habitantes más ilustres están de vuelta!

En la pasada temporada las continuas discusiones entre Holly y Kyle dieron lugar a "la gran crisis" de la familia Geordie, crisis que terminó con la salida de Kyle de la casa. Pero no fue el único… Marnie también abandonó la aventura griega.

Mientras tanto, Charlotte y Gary, finalmente y después de muchos años, consiguieron ser sólo amigos (y de los buenos). Por su parte, Chloe se tomó muy enserio el tratar de conquistar a Scott, tanto que en un momento dado empezó a parecer una misión de acoso y derribo. Pero Scott, junto con Aaron, decidió centrarse en el resto de la población femenina. En concreto, en toda ella.

Con este panorama, ¿qué pasará de vuelta a casa?