Beastie Boys

Beastie Boys

Los Beastie Boys nacieron de la diversidad en la cultura de la calle y las discos de Manhattan de los principios de los años 80. Con el conservatismo de Ronald Reagan esparciéndose por los Estados Unidos y Ed Koch sacando a Nueva York de la loca bancarrota de los años 70 a los lucrativos años 80, Mike Diamond, Adam Horovitz y Adam Yauch estaban dando vueltas por el mundo del punk hardcore, haciéndolo como adolescentes de clase media refugiándose en la música rebelde. Pero como muchos de los jóvenes creciendo en Nueva York en el momento, también estaban conscientes de la creciente nación del ...

Beastie Boys Videoclips

Hot Sauce Committee Part Two

Ill Communication

Check Your Head

Beastie Boys Noticias

Actualizado 3 de mayo de 2012
El hip-hop, y el mundo de la música en general esta de luto tras la pérdida de Adam Yauch, fundador de los Beastie Boys...

ITUNES

Loading...

Biografía completa

Los Beastie Boys nacieron de la diversidad en la cultura de la calle y las discos de Manhattan de los principios de los años 80. Con el conservatismo de Ronald Reagan esparciéndose por los Estados Unidos y Ed Koch sacando a Nueva York de la loca bancarrota de los años 70 a los lucrativos años 80, Mike Diamond, Adam Horovitz y Adam Yauch estaban dando vueltas por el mundo del punk hardcore, haciéndolo como adolescentes de clase media refugiándose en la música rebelde. Pero como muchos de los jóvenes creciendo en Nueva York en el momento, también estaban conscientes de la creciente nación del hip hop que estaba tomando forma a su alrededor. Los estudiantes de secundaria Adam Yauch y Mike Diamond crearon los Beastie Boys (con el futuro miembro de Luscious Jackson Kate Schellenbach en las baterías) como una salida para sus pensamientos pesados, tocando en pequeños establecimientos de la parte este de Manhattan y estableciendo una reputación buena en la sociedad punk de la ciudad. Pronto se les unió Horovitz, quien tocaba las mismas tonadas con su banda “The Young & the Useless”. Pero como amantes del hip hop, los Beasties abandonaron sus instrumentos en 1984. Comenzaron escribiendo rimas y componiendo absurdidades rítmicas como “Cookie Puss”, una cargada telefónica a un empleado de los helados Carvel. Para cuando conocieron al estudiante de la Universidad de Nueva York y aspirante a DJ Rick Rubin y el empresario del hip hop Russell Simmons en el 84, quienes fundaron la empresa discográfica Def Jam, los Beasties eran una banda de gente, con todos cambiando sus nombres a Mike D para Diamond, MCA para Yauch y King Adrock para el nasalmente vocal Adam Horovitz. Siendo blancos en el mundo predominantemente negro del hip hop hizo que muchos no confiaran en sus habilidades, pero apoyo de importantes figuras como Run-DMC y el éxito del single de 1985 “She's On It”, que combinaba monstruosos ritmos, la guitarra del heavy metal y estrofas de la gente de baja clase, hizo desaparecer los comentarios que se estaban copiando. En su primer invasión nacional, abrieron para Madonna en el tour de 1985 “Material Girl”. Asaltando a la audiencia con la boca sucia y latas de cerveza volando por el aire, los Beastie Boys se presentaron con su imagen de rústicos que se transformaría en su postal. Las niñas adolescentes en la audiencia de Madonna los odiaban - pero los que los vieron, jamas se olvidarían de ellos. Ya para cuando estaban listos para lanzar el himno “Fight For Your Right (to Party)” y el acompañante álbum “License to Ill” y justamente cuando la banda de Hollis colaboro con Aerosmith en “Walk This Way”, la gente estaba lista para un hit de rap-rock que le guste a la multitud de gente que no escuchaba hip hop (en menos palabras: los blancos). Los Beasties se transformaron en eso y aun más, dejando una marca en una generación de chicos rockeros que lo podían escuchar en radios alternativas y convirtiéndose en el primer grupo de rap en llegar al primer puesto de los rankings “Billboard”. Combinando los ritmos de John Bonham y la guitarra de Slayer, con locas estrofas dignas de cualquier chico de universidad sobre la cerveza, las mujeres, rompiendo las reglas y en sobre no importándole nada de lo que la gente diga, llegaron al platino más rápido que uno puede decir “Michael Jackson”. Con DJ Hurricane al mando de la mesa, su primer tour; completo con chicas poco vestidas en jaulas y con globos obscenos para el gran-finale; hizo lío en todos lados donde fué, resultando en la censura por parte de algunas autoridades locales y dándoles a los Beasties la imagen de desacados de la sociedad. Y justo cuando estaban personificando la imagen del rock crudo como uno de rebelión, y vendiendo millones de discos en el proceso, el trío también fue catalogado como unos sin talento de caricatura con solo un hit. Después de un desacuerdo con Def Jam que forzó que abandonen la marca - y las declaraciones de Rick Rubin que él había orquestado el éxito de la banda - muchos pensaron que nadie volvería a escuchar de los Beastie Boys. Sin embargo, su segundo álbum, el ingenioso “Paul's Boutique” de 1989, fue la primera parte en un nuevo capitulo y una nueva dirección para la banda. También ayudo a revolucionar el diccionario del hip hop, por más que solo haya vendido una fracción de los álbums que el anterior había hecho. Grabado en Los Angeles, donde se fueron para escaparse del mal trato que quedo en Nueva York después de License to Ill y producido por el equipo de DJ llamados los “Dust Brothers”, “Paul's Boutique” fué una mezcla de pedazos de música de casi míticas proporciones. Cortaron y pegaron pequeños pedazos de música y lo convirtieron en uno de los más importantes comunicados de la sub-cultura de los años 90. Musicalmente, el coeficiente de inteligencia del álbum era exactamente lo opuesto a License. Mezclando referencias de clásico con las del pop, agregaron esta vez más inteligentes rimas con un sonido influenciado por el rock, funk y reggae. “Paul's Boutique” demostró claramente que los Beasties eran talentosos maestros de la música con un dedo en su propio destino artístico. Con “Check Your Head” de 1992, los Beastie Boys pasaron por encima de todas las expectativas con una nueva dirección, cementando aun más su lugar en el panteón de la música, y llevando su nombre otra vez a los más alto de los rankings. Después de crear una genial mezcla de pedazos de música, los Beasties se construyeron un estudio, descubrieron otra vez sus instrumentos y sacaron el álbum a puro golpe. Hecho con el teclado alocado de Money Mark Nishita, la batería de Diamond, el bajo de Yauch y la guitarra de Horowitz, el grupo encontró un termino medio entre el rock hardcore y el ritmo melódico. Enlazaron sus sonidos e improvisaron sus voces encima, agregándoles también un poco de otras voces ya grabadas y mezclándolo todo para convertirlo en una especie de trago largo que no sonaba ni como hip hop ni como rock alternativo, pero que resonaba con influencias de ambas. Mantuvieron esta formula ganadora a través de “Ill Communication” de 1994 y “Hello Nasty” de 1998 (los dos debutaron como numero uno en los rankings), combinando el hip hop con varias formas de ritmos instrumentales y jugueteando con otros géneros musicales como el "electro" y el "bossa nova" cuando se les ocurría. A pesar de que los Beastie Boys han aminorado la marcha de su evolución musical, no han parado de evolucionar como iconos populares y culturales. Fundaron la empresa discográfica Grand Royal, una salida para otros lanzamientos más oscuros de los Beastie Boys y proyectos chicos, que han introducido al mundo al talento de las mujeres de Luscious Jackson y la sensación australiana Ben Lee. Y después de convertirse en un budista practicante en los principios de los años 1990, en 1996 Adam Yauch comenzó organizando conciertos anuales para incrementar el conocimiento internacional sobre la situación de la nación del Tíbet, que ha estado juntado y mandado por Chica desde 1959, marginando a sus líderes espirituales al exilio. La travesía de los Beastie Boys de rebeldes tomadores de cerveza a modelos para una generación para estar completa. Por el transcurso de su carrera, han recibido el respeto de todos, desde extremos rapperos y inocentes chicos de la facultad a monjes budistas y la farándula de Hollywood. Todavía flameando la bandera de la diversidad - tanto artística como en otras fases de sus vidas - de los principios de los años 80, se han transformado en líderes de la música, impone modas de cultura y representantes sociales, sin caer víctima a los mitos del pop. Que se mantengan verdaderos a ellos mismo y siempre alocados para el resto de nosotros.