Vanessa Carlton

Vanessa Carlton: últimos videos de música

Pretty Baby

Video Música

A Thousand Miles

Video Música

Ordinary Day

Video Música

A Thousand Miles

Video Música

Ordinary Day

Video Música

A Thousand Miles

Video Música

White Houses

Video Música

Vanessa Carlton: sobre

Vanessa trabajaba como camarera en NY cuando empezó a complicarse la vida con la grabación de una maqueta. Tenía 17 años y una mesa cuatro pistas -un arcaico sistema de grabación analógico- y un piano en Pennsylvania -en casa de sus padres. Con la ayuda de su progenitor empezó a grabar esa ansiada maqueta. Como pasa en algunos -pocos casos- la maqueta llegó a manos de un avispado A&R que vió en Vanessa un diamante con muy pocas imperfecciones. Al cabo de muy pocos meses, el primer disco de esta jovencita estaba en la calle y Rolling Stone -la revista- le colocaba la etiqueta de uno de los diez artistas que deberían ser observados con esmero en el 2002. La definían como un híbrido entre Fiona Apple y Tori Amos. Mientras, Vanessa se lo curra delante del piano para reclamar su definición propia. Nació en un pequeño pueblo de Pennsylvania -poco más de mil habitantes- llamado Milford. Su madre es profesora de piano y a los dos años, Vanessa ya tenía suficiente oído como para sacar con el piano las melodías que escuchaba ocasionalmente. Su primer tema lo compuso a los ocho años. Pero la historia parecía tomar nuevos tintes cuando Vanessa empezó a aburrirse del teclado bicolor y se inclinó por el uso del tutú. Pidió el ingreso en The School of American Ballet y en el Professional Children's School. A los 14 años dejaba el hogar familiar para vivir en el Lincoln Center de NYC. Pero la presión y la competitividad que impera en la pedagogía de estas escuelas acabó con la paciencia de Vanessa que vivió en su propia piel cómo se podía pasar de ser la mejor de la clase a lo más malo de lo malo. Hastiada por ese ambiente, Vanessa encontró en la música un refugio recuperado. Las canciones eran suyas, era una manera de expulsar la frustración de su cuerpo. A los 17 dejó la escuela de baile y se mudó al Hell's Kitchen, donde empezó a trabajar de camarera. Empezó a frecuentar las noches de micros abiertos en Nueva York . Así fue como la gente de A&R escucharon su música y su maqueta. Tanto les gustó que el mismo presidente de la casa discográfica -Ron Fair - decidió producirle el disco.