Metallica

Metallica: últimos videos de música

The Day That Never Comes

Video Música

Fuel

Video Música

Frantic

Video Música

Sad But True

Video Música

Whiskey In The Jar

Video Música

The Memory Remains

Video Música

King Nothing

Video Música

St. Anger

Video Música

Metallica: sobre

La espera alrededor del lanzamiento del quinto álbum de Metallica en 1991 estaba llegando a niveles religiosos. Tres largos años habían pasado desde el cuarto álbum, más del doble de tiempo que pasó cualquiera de los previos lanzamientos. En ese tiempo, los reconocidos dioses del rock tocaron por todo el mundo, ganando dos Grammys y jugueteando con la popularidad del mundo de MTV, todo con una determinación casi napoleonica. Habían triunfado en la formación de los evangelios del rock y habían cementado una fanaticada casi religiosa por todo el mundo, ellos iban a ser lo equivalente para los “headbangers” a la vuelta de Cristo. Y luego salió “The Black Album” o “El Disco Negro”. Por más que haya salido directamente al primer puesto de los rankings, Metallica, como el álbum de tapa monocromática era llamado oficialmente, era notablemente más lento y melódico que sus álbumes previos. Llantos de su ida para el lado comercial resonaban desde los templos de sus seguidores. “Esto no es nuestra Metallica”, decían los fieles. Y tenían razón. Solo tres de las piezas pasaban los 150 golpes por minuto. Y encima el álbum tenia lo equivalente al sacrilegio del metal rápido: una balada acústica. Igualmente, el álbum era bien heavy. Ya no era su Metallica, ahora era la Metallica del mundo. Gradualmente recuperándose del shock inicial, los viejos fieles escucharon otra vez lo hecho por Metallica y finalmente declararon,: “He aquí, esto es bueno!” Cinco años después, Metallica se cortó el pelo. Esa es otra historia. El génesis de la banda pasó en Newport Beach, California en 1981 cuando Lars Ulrich, un aspirante tenista nacido en Dinamarca que también tocaba la batería, le fue presentado a James Hetfield, un experimentado veterano de las bandas de casa. Los apenas veinti-picos formaron una amistad musical que era el total opuesto a lo que se estaba escuchando hasta entonces y ensuciando la onda de Los Angeles. Cuando Lars ganó su lugar en la compilación “Metal Massacre”, el y James convencieron al guitarrista Dave Mustaine y al bajista Ron McGovney para hacer pequeñas presentaciones en el área de Los Angeles y de la bahía. También comenzaron a formar “No Life 'Til Leather”, la base del primer álbum de Metallica. La voz cruda de Hetfield describía la mugre y violencia (verdadera o imaginaria en ese momento) de la vida del viajante. El tono de su voz era complementado por un agresivo ritmo y comienzos escalofriantes. Los primeras piezas eran rápidas, ruidosas y sin pretenciones. Hasta entonces, Metallica no estaban tratando de inventar nuevamente la rueda, simplemente estaban usándola para pisar a todo que se le eche adelante. En el próximo año y medio, James y Lars hicieron cambios que determinarían el destino de Metallica. En San Francisco, cortejaron al bajista Cliff Burton, un hombre de varios anacronismos, de los cuales la fascinación por la moda oxford no era la más pequeña. Pero una ideología más importante de Cliff era su inclinación clásica para tocar el bajo, lo cual le daba más profundidad a las metálicas composiciones de la banda. La banda se mudo para San Francisco después de un pedido de Cliff, pero poco después cargaron un camión y se fueron para la costa este de los Estados Unidos en busca de un contrato discográfico. Metallica después también se libró de Dave Mustaine por diferencias profesionales. (Mustaine luego se unió a los también padres del thrash, Megadeath.) Pronto reclutaron a Kirk Hammett, antes de Exodus, y también previamente una reserva de Metallica cuando estaban en California. Un mes después, firmaron con la discográfica Megaforce de New Jersey y comenzaron a grabar su primer álbum. Más directo el titulo imposible, “Kill “Em All”, era una interpretación directa de la actitud de todo-o-nada de la banda cuando se refiere al potencial del heavy metal. Mientras que la letra de James era sin duda fría y desierta y el apoyo musical era siniestro, casi malvado, el mensaje final resulto siendo ampliamente positivo. En las palabras de la canción “Metal Militia”, Metallica se transformó en un grupo “tratando de llevarte el mensaje”. Todos necesitamos manejar situaciones de enojo, depresión y el sentido de la insuficiencia. Esta música enojada, según Metallica, puede servir como un fuente de poder y fuerza para enfrentar a esos problemas; como un remedio para facilitar (citando a “Quiet Riot”) la “salud metálica”. Este concepto esta metafóricamente representado en el titulo de la canción “Fight Fire with Fire” o “Al Fuego, Fuego”, el primer esfuerzo del segundo álbum de la banda “Ride the Lightning”. Grabado en la nativa Dinamarca de Lars y durante el primer mini-tour de la banda de Europa en 1984, “Ride the Lightning” trajo la era del descubrimiento de la banda como músicos y canta autores, y eventualmente, como cuatro hombres unidos por un propósito común. Guiándose de fuentes literarias tan variadas como Hemingway, H.P. Lovecraft y el libro bíblico de Exodus, las canciones mantuvieron la dinamia y manejada agresión del primer álbum mientras exploraban el territorio sociológico y emocional que jamas antes se había tratado en el heavy metal. Esto es más obvio en “Fade to Black”, la primera de una seria de explosión esquizofrénica que se volvería el símbolo de los años medios de la banda. La empresa discográfica Elektra dirigió su atención a la banda y los firmaron, lanzando otra vez “Ride and Lightning”. El álbum entro en los Top 100 de los rankings casi sin que se lo pase por la radio y Metallica comenzó a tocar gradualmente el estadios más grandes, haciendo sus tours a veces con el patriarca del metal Ozzy Osbourne. Lejos de mostrar las tendencias destructoras tan comunes para las bandas en crecimiento, los miembros de Metallica estaba acercándose cada vez más individualmente y cada vez estaban más coherentes en su visión artística. En 1986 el tour de “Master of Puppets” sufrió un pequeño revés cuando James se rompió el brazo mientras andaba en skateboard (una actividad que dejó cuando le pasó lo mismo menos de un año después). Pero eso no fue nada comparado con la devastadora tragedia que ocurriría dos meses después. En las tempranas horas del 27 de Septiembre de 1986, Metallica estaba en camino desde Estocolmo, Suecia hasta Copenhague, Dinamarca. La banda dormía en el autobús del tour cuando el chofer paso sobre un poco de hielo en el camino. El autobús se resbaló fuera de control, eventualmente volcando. Cliff fue lanzado del bus y terminó aplastado por el vehículo, muriendo casi instantáneamente. Mientras estaban inconsolables después de una tragedia profesional y personal de tal magnitud, los sobrevivientes del resto de Metallica (todos físicamente ilesos después del accidente) encontraron consuelo en su música. Juraron continuar en memoria de Cliff y realizaron unas cuarenta pruebas en busca de un reemplazante, eventualmente seleccionado al bajista Jason Newsted de “Flotsam & Jetsam”. Metálica terminó sus restantes compromisos del tour, incluyendo shows en Japon, y después tomo un pequeño desvío. Dejando de lado el lujo de un estudio en California, cubrieron el garaje de la casa de Lars en material contra el sonido y comenzaron a darle a las canciones que los excitaron a tocar música en el primer lugar. Era su oportunidad de darle homenaje a algunas de sus bandas favoritas y conectarse otra vez con sus raíces metálicas y ablandar a su “chico nuevo” de la banda. El resultado fue el crudo pero igual brillante “Garage Days Re-Revisited” de 1987. Metallica estaba listo para triunfo masivo en 1988 y el mundo también se dio cuenta con el lanzamiento de “…And Justice For All”. Marcó el final de el periodo agresivo de “The Four Horsemen” y “Damage, Inc.”, James (el único escritor de Justice) tomó una curva interna. James fue crítico de sus padres por su crecimiento en el mundo de la ciencia cristiana y la canción “Dyers Eve” es una carta abierta a sus padres , condenándolos por haber trabado su crecimiento. “To Live is To Die” es una triste pieza instrumental en homenaje a Cliff Burton. Cada una de los primeros cuatro álbumes de Metallica contiene un instrumental, comenzando con el bajo distinguido de Cliff en “(Anesthesia) - Pulling Teeth” en el álbum “Kill 'Em All”. Lo mejor sin embargo de Justice, y el primer ofrecimiento de Metallica para los altos rangos de la cultura popular, fue el opus de siete minutos y medio “One”. Contando la historia de un soldado que pierde sus sentidos después de la explosión de una mina de tierra, “One” se lanza a la profundidad de la soledad física y emocional, eventualmente abandonando al que escucha a los sonidos de la batería como una ametralladora, solos tipo rastreadores y los vocales como las de un sargento gritando que terminan la canción. Metallica hizo un video de la canción, pero estaba bien lejos de la ideología actual que pasaba MTV. “One” intercambió imágenes de la banda tocando en un edificio abandonado con las de la película “Johnny Got His Gun”, la inspiración original de la canción, donde el personaje principal yace en dolor, rezando internamente por la muerte. Quizás no era un mensaje muy positivo, pero era poderoso y original y algo que la multitud no podía ignorar. Metallica tocó “One” en los Grammys de 1989 y un año después ganaron el premio por “Mejor Presentación Metálica”. Obtuvieron su segundo Grammy al año siguiente and rápidamente estaban por todos lados. El arte creado por “Pushead”, el diseñador de sus camisetas y discos, se estaba transformando en algo tan común como replicas de Monet en los cuartos de estudiantes universitarios. Y Luego entraron al estudio con el legendario productor Bob Rock para grabar el notorio “Album Negro”. Metallica es musicalmente lo mejor que se puede ser. James tiene en su voz la seda de una verdadera estrella del rock, la batería de Lars explota a niveles estratosféricos, Kirk experimenta toda las posibilidades de la manipulación del tono con sus solos, Jason gruñe cuando toca, la producción es ejemplar. Pero se re-inventaron para llegar a este punto. Ya no eran exclusivamente “metálicos”. Metallica se había transformado en una banda de “Rock Pesado”. La discrepancia puede ser mínima, pero con Metallica, un nuevo animal había nacido. Algunas personas no aprobaron esta nueva bestia, pero muchos más si lo hicieron, y Metallica termino vendiendo más de 16 millones de copias solo en Estados Unidos. Todavía pisando a la gente después de una década de que lo empezaron a hacer, Metallica apoyo al álbum con casi cinco años de tour por todo el mundo. Para un tramo del tour en los Estados Unidos, salieron con un escenario en forma de diamante con cuatro caras que tenia un espacio en el medio vacío que permitía que un pequeño grupo de fanáticos disfruten del show de a solo milímetros. Durante el tour de “Guns n' Roses-Faith No More”, tragedia otra vez dijo presente cuando un artefacto pirotécnico en Montreal explotó cerca de James, quemándole el brazo pero sin quitarle la vida. Metallica pronto volvieron a hacer tour y en 1994 claramente hicieron un punto entre el pasado y el presente al estrenar una compilación en vivo que juntaba canciones de primeros dos álbumes. Desde entonces, son una banda que miran hacia adelante y mantuvieron al metal vivo después de la era “grunge” y llevando al genero por nuevas direcciones. Para una banda sin su talento, eso seria imposible. Después de cuatro cortes de pelo que llegaron a ser noticia, Metallica lanzo “Load” y un año después “Reload”, llegando a aun más niveles de popularidad multitudinaria. En estos dos álbumes, el grupo tomó el sonido del álbum Metallica y lo hizo más de blues, con más raíces de rock y hasta algunas veces, melódico. Ganaron más premios, fueron uno de los principales grupos de “Lollapalooza” de 1996 y hasta inspiraron el trabajo de “Apocalyptica”, un cuarteto finlandés que grabo un álbum de piezas de Metallica. Inevitablemente, Lars, James, Kirk se asentaron a la vida de casados,. En 1998, Metallica armó Garage Inc., un álbum doble de piezas de otros que reafirmaron su fidelidad a sus antepasados y demostraron que el metal todavía era una forma vital de música. La más reciente demostración de la vitalidad de Metallica fue en colaboración con Michael Kaman y la Orquestra Synfonica de San Francisco. Por dos noches en Abril de 1999 en el teatro comunitario de Berkely, James, Lars, Kirk y Jason acompañados de una completa orquesta sinfónica, grabaron versiones completas de canciones en vivo que pasaban a través de toda su carrera. Que el grupo que nunca le tuvo miedo a hacer algo nuevo haya tratado algo nuevo no es la novedad. Lo que en realidad fue sorprendente es que funcionó. La versión de orquesta de “For Whom the Bell Tolls” renace con aun más peso y profundidad mientras que la versión instrumental de “Call of Ktulu” crece a niveles sin precedentes. A través de su carrera, Metallica se ha mantenido interesado en la integridad de su música y con negatividad hacia el falso entretenimiento. Si alguna vez tomaron algún tipo de camino, es el que a ellos nunca les importó lo que la gente pensó de ellos. La verdad es que siempre apreciaron a sus fanáticos y aun más importante que eso, a ellos mismos. Esto sale a lucirse durante sus shows en vivo y es evidente en la forma en que siempre se han mantenido en el borde de lo último en la creatividad, aun cuando pertenecen a un genero que es conocido por su falsedad de música y puro show. El mundo entero espera su próxima movida, pero de una cosa este seguro, será bueno.