Leonard Cohen

Leonard Cohen: últimos videos de música

Famous Blue Raincoat

Video Música

Joan of Arc

Video Música

I Can't Forget

Video Música

Choices

Video Música

Never Gave Nobody Trouble

Video Música

The Partisan

Video Música

Who by Fire

Video Música

Famous Blue Raincoat

Video Música

Leonard Cohen: sobre

Durante las últimas cuatro décadas, Leonard Cohen (Montreal, 1934) ha sido uno de los compositores más importantes e influyentes de nuestro tiempo, una figura que ha ido haciendo su leyenda gracias a la profundidad, al significado y al misterio de sus letras. Sus canciones han tocado temas y preguntas sobre el sexo, la espiritualidad, la religión, el poder, la pareja… Estas cuestiones, y el camino que él ha seguido para responderlas, forman parte de la sustancia de su trabajo y es una de las razones por las que sus composiciones nunca han perdido su fuerza emocional. Su primer álbum, “Songs of Leonard Cohen” (1967) ya anunciaba que estábamos ante un innegable talento. En él incluyó temas que son hoy iconos de nuestro tiempo, como “Suzanne”, “Sister of Mercy”, “So Long Marianne” y “Hey, That's No Way to Say Good”. Si Cohen no hubiese grabado ningún disco más, a buen seguro habría pasado a la historia de la música con “Songs of Leonard Cohen”. Pero no fue así, porque le siguieron dos extraordinarios trabajos, “Songs From a Room” (1969), con su clásico “Bird on the Wire”, y “Songs of Love and Hate” (1971). La fortaleza de la música en ellos contenida demostró que no estábamos ante un músico pasajero. Ambos fueron reeditados en abril de 2007. En parte, una de las razones por las que los primeros trabajos de Cohen obtuvieron tales logros fue porque antes de empezar a grabar ya era una figura literaria. Sus colecciones de poesía “Déjanos comparar mitologías” (1956), que dedicó a su padre, y el famoso “Flores para Hitler” (1964), consiguieron un considerable reconocimiento en su Canadá natal. Estas dos pasiones (música y poesía) se han ido alimentado mutuamente durante décadas: sus canciones revelan cualidades literarias muy raras en la música popular, mientras que su poesía está llena de musicalidad. En los años 60 y 70 Cohen se convirtió en una de las figuras de referencia del movimiento de los cantautores. Sin embargo, su genio inquieto le llevó muy pronto a alejarse de los aires folk del género. Por temperamento, él siempre se sintió más cercano al modo de hacer canciones europeo (una vez calificó su trabajo como de “Blues Europeo”). Pero su paleta musical es muy rica. En ella también se incluyen el country, el Rithm&Blues estilizado con voces femeninas o el jazz de cabaret. Así, cada álbum de Cohen refleja no sólo lo que pasa por su mente de poeta, sino también multitud de paisajes sonoros que quiere explorar. En cualquier caso, su voz y sus letras son las señas de identidad y le distinguen de cualquier otro universo musical. En su álbum de 1974 “New Skin for the Old Ceremony”, que incluye el tema “Chelsea Hotel #2”, un melancólico testimonio de sus primeros años en la ciudad de Nueva York, le encontramos haciendo un mayor uso de la orquestación, en contraste con el sonido desnudo de sus comienzos. En esta línea está “Death of a Ladies Man” (1997), una colaboración con Phil Spector, que constituyó el experimentos sonoro más extremo de toda su carrera. Los sonidos “wagnerianos” de Spector no fueron quizá la mejor solución para las letras íntimas de Cohen (una excepción fue el tema “Don't Go Home With Your Hard-On”, en el que Bob Dylan y Allen Ginsberg le acompañaron a las voces). Con “Recent Songs” (1979) y “Various Positions” (1974) Cohen volvió a su terreno musical, aunque en éste último los sintetizadores, muy de moda, tuvieron demasiado protagonismo. En cualquier caso, “Various Positions” incluía quizá su mejor canción, “Hallelujah” (merece la pena recordar la maravillosa versión que hizo Jeff Bluckley) Los 80 también fue una época dorada para Cohen. Por un lado, atendió a los seguidores que habían crecido con él, pero por otro atrajo a nuevos fans que quisieron descubrir y repasar su música. En 1988 sacó “I am your man” y en 1992 “The future”. Ambos no sólo se constituyeron como de los mejores de su carrera, sino que captaron las texturas de un tiempo especialmente difícil. El SIDA es uno de los temas recurrentes en estos años. Canciones como “Ain't No Cure for Love”, “I'm Your Man” y las más explícita “Everybody Knows” presentan el “campo de batalla erótico” que se estaba viviendo, aportando visión y sabiduría. De igual modo, en la canción que da título a “The Future”, Cohen se describe a sí mismo como “el pequeño judío que escribió la Biblia”. Se trata de un tema paradigmático en el que muestra su inmersión en la cultura judía y en la imaginería de Cristo y Buda. Otras canciones de “The Future”, como “Waiting for the Miracle,” “Closing Time,” “Anthem” y “Democracy” repasan el panorama cultural de la época con miedo pero también con esperanza. Desde entonces, Cohen ha sacado “Ten New Songs” (2001) y “Dear Heather” (2004), así como “Blue Alert” (2006), una colaboración en la que produce y co-escribe canciones con la cantante Anjami Thomas.