Fleetwood Mac

Fleetwood Mac: últimos videos de música

Paper Doll

Video Música

Skies the Limit

Video Música

Big Love

Video Música

Only You (Live) [Remastered] [Official Audio]

Video Música

Only You (Live) [Remastered] [Official Audio]

Video Música

Talk With You (Demo) [Remastered] [Official Audio]

Video Música

Coming Your Way (Live) [Remastered] [Official Audio]

Video Música

Gypsy

Video Música

Fleetwood Mac: sobre

Hay un largo trecho entre hacer interpretaciones de “Howlin' Wolf” y Elmore James al super estrellato del pop. El decir que Fleetwood Mac ha pasado por mucho, no contaría la mitad de su historia. Ha habido fama y fortuna, es verdad, pero también ha habido una extraña adoración, adiciones destructivas, farsas de dormitorio y el Partido Democrático. Si la banda fuera un solo individuo, cualquier sicólogo haría el diagnosis de personalidades múltiples. Pero un buen doctor también notaría que la locura va de mano en mano con el genio. Cuando Bluesbreakers de John Mayall se separó en 1966, el bajista John McVie y el baterista Mick Fleetwood ya eran conocidos en la escena del blues británico. Sería el recientemente bautizado “Peter Green's Fleetwood Mac”, junto con el segundo guitarrista Jeremy Spencer, que se transformaría en lo mismo que cualquier otro titán del rock con las poderosas cuerdas de “Oh Well” y “The Green Manalishi”. Sin embargo pocos hoy se pueden imaginar a “Black Magic Woman” sin pensar en Santana. Ya para 1968, Danny Kirwan se unió a los artistas. Pero tal alineación de estrellas no podía aguantar las presiones de la época y después que Green y luego Spencer se metieron en sectas religiosas, Kirwan, Fleetwood y “Mac” (Vie) salieron de compras por compañeros frescos y un sonido original. Y encontraron a la persona perfecta, en la forma de Christine. Con un pequeño tiempo en la banda Chicken Shack y un álbum como solista, la bella rubia aportó una aspecto femenino duro e influenciado por el country a la hasta ahora imagen de “macho” de la banda. Trajo justo lo que se espera de una “Songbird” (ave canora). Aparte de su talento como vocalista, sus espesas y eléctricas cuerdas de piano le dieron una base a las exploraciones de la banda en algunas piezas clásicas como “Station Man”; algo lejos de los gritos exagerados del comienzo de sus canciones pero no de la mezcla de líneas de melodía y ritmos atrapantes de los Greatful Dead. Sería el canta autor/guitarrista estadounidense Bob Welch quien durante los años '70 tendría un importante papel en mover a Fleetwood Mac a una sensibilidad para el emergente pop-rock. En ese momento, sus actitudes de jazz, pegajosos ganchos, harmonías cerradas, temas en sus letras para ambos sexos y compromisos de canto fueron lo que plantaron carteles en la ruta de esa década. “Bare Trees” y “Mystery To Me”, dos típicos álbumes, mostraron toda la madurez y empuje que necesitaban para transformarse en la bandera del rápidamente creciente mercado de la radio FM. Pero, una vez más, las crecientes carreras como solistas y los problemas personales siguieron con la erosión de la banda y ya para 1974, solo la batería, el bajo y el teclado quedaba. En ese entonces fue cuando Mick escuchó el cassette de demostración de un guitarrista y poco después de la ida de Welch, le dio una audición a este poco conocido. Lo gracioso fue que el guitarrista quería un trato con un pequeño detalle: me tomas a mi, también tomas a mi novia. Volvamos un poco: es necesario entender que este trato no era solo el capricho de un enamorado o puro nepotismo. Desde la escuela secundaria, Lindsey y Stevie habían estado juntos, pasaron por la banda Fritz y hasta grabaron su propio álbum como dueto llamado “Buckingham/Nicks”. Para hacerla corta: el talento ya existía. Había hasta un pequeño seguimiento del dueto después de su pieza “Frozen Love”… Y ese seguimiento fue lo que primero atrajo el oído de Mick. Fleetwood y compañía decidieron que tomar un riesgo con desconocidos era una cosa, pero este tipo de historia era casi como un agüero…del buen tipo. Y mientras la banda entró en su etapa creativa más celebrada, fue esta pareja carismática, lanzada directamente a fantásticas secciones de ritmo, que probaría ser el vehículo para todos al éxito. Antes de que puedas decir “We're starting all over again” (estamos empezando todo de nuevo), su primer álbum juntos sería nombrado como si fuera su debut: Fleetwood Mac. El nuevo ataque Mac era una mezcla suave de cinco individuos descubriendo los aspectos positivos de cada uno, y creando una mezcla seductiva de deseos, azuzares, tensión y mezclas excitantes, todos flotando sobre crecientes explosiones de rock y llevado por tiempos precisos. Encima de todo eso, el grupo contaba con la facilidad de Stevie para el encanto, tanto en sus canciones de romance gótico como en su presencia en el escenario: una cara angélica, mucho encaje en su ropa y un delicado apariencia de clase. Pero lo que ayudaba aun más en los ojos de sus fanáticos era la idea del galán de rulos y la encantadora bruja galesa haciéndolo tanto sobre como bajo el escenario. Y, como John y Christine estaban casados desde que ella se unió al grupo, todas sus presentaciones se transformaron en una singular imagen de la época después de los hippies. Por supuesto, no fue un detrimento que las historias de la prensa del grupo entrando y saliendo de relaciones entre ellos fue usado en el título de lo que fue, hasta ese momento, el álbum más vendido de todos los tiempos: “Rumours” (Rumores). Para cuando el álbum doble de 1977 “Tusk” salió, evidencia de las frágiles relaciones de Fleetwood Mac estaban llegando a sus canciones y letras. Había problemas con la empresa discográfica, miembros del grupo se estaban comunicando entre ellos mediante sus abogados, tours y el abuso de drogas estaban deteriorándolos, etc. El nivel de amor/odio entre Nicks y Buckingham era tan intenso que canciones como “The Chain” (La Cadena) y “Go Your Own Way” (Ve Por Tu Propio Camino) muchas veces parecían terapia cuando eran interpretadas en el escenario ante asombradas audiencias. Cuando Lindsey finalmente se separó del grupo en los principios de los años '80, los restantes miembros siguieron un tiempo más con Ritchie Zito y Billy Burnette y hasta consiguieron relativo éxito en los rankings. Pero, era obvio a todos que una época había terminado. Sin embargo, no importa lo lejos que se alejaban de presentarse en vivo, nunca se nos fueron de nuestras mentes. Este punto fue ilustrado perfectamente en la convención democrática de 1992, donde la música al final del discurso de aceptación de Bill Clinton no fue el viejo y conocido “Happy Days Are Here Again” pero fue “Don't Stop (Thinking About Tomorrow)” (No Dejes de Pensar en Mañana). ¿Le sorprendió a alguien en realidad que hasta el aburrido Al Gore se tuvo que levantar de su silla y bailar? Fue esta fortuita instancia que los unió para una presentación. Pero sería ese mismo evento, junto con la ayuda que le dio a Lindsey en su álbum de solista, que los metió en el estudio otra vez en 1997 para celebrar su historia con “The Dance”. ¿Y porque? Muy simple: Nunca rompieron “La Cadena”. Puede haber habido tiempos difíciles en hacer que todas las partes funcionen, pero la fuerza de la unión de compañeros, la lealtad y la música, siempre la música, ha ayudado que esta banda abarque cuatro décadas de varias generaciones y se mantengan como pocos en el mundo.