Eric Clapton

Eric Clapton: últimos videos de música

Tell the Truth

Video Música

Motherless Children

Video Música

I Shot the Sheriff

Video Música

Goin' Down Slow

Video Música

Anyway the Wind Blows

Video Música

Little Wing

Video Música

I Ain't Gonna Stand for It

Video Música

Blue Eyes Blue

Video Música

Eric Clapton: sobre

Cuando el refrán “Clapton is God" (Clapton es Dios) comenzó a verse en las paredes del tren subterráneo de Londres en los años '60, no estaba claro si eran las palabras de un profeta o de un enviado del señor. Hasta cuando se estaba secando la pintura, Clapton la estaba rompiendo y estaba siendo idolatrado como uno de los mejores músicos británicos de blues. Pero como tantos en su época, estaba haciendo música en la imagen de otro (Robert Johnson, Muddy Waters, para nombrar a algunos) y su guitarra era el transporte para el blues de esos. Solo después se convertiría en un transporte para lo propio. En los años 60', Clapton podía haber sonado como cualquier otro si uno tenía una radio FM. Entre los Yardbirds, John Mayall's Bluesbreakers, Cream y Blind Faith, Clapton mantuvo un frenético paso entre bandas. Si hubo alguna vez una época para que un guitarrista haga un espectáculo de él mismo, esta lo era. Pero mientras Pete Townshend estaba demoliendo su instrumento y Jimi Hendrix estaba encendiendo el del él, “Slowland” se perdió entre los pocos conocidos Delaney and Bonnie, luego como “Derek” con Derek and the Dominos. Alentado por Delaney Bramlett, comenzó a escribir y a cantar más seguido. Clapton entró en los años 70' con su primer lanzamiento individual como solista. Ya para esta época, sus poderes de Olímpico lo estaban dejando. Sin la fuerza para cautivar el corazón de Pattie Boyd Harrison, la esposa de su amigo George Harrison, Clapton escribió y cantó "Layla" con los Dominos. Cuando su obsesión no funcionó, comenzó tres años de constante uso de heroína. Muchos fanáticos estaban listos para sacarle su carnet de divino (los días de sus virtuosas demostraciones de solista y rompiendo las cuerdas de la guitarra ya habían pasado.) ¿Si Clapton era en realidad Dios, que era lo que Él estaba buscando? Lo que haya sido; los favores de una mujer, la esencia de los blues, una levantada de heroína; no fue suficiente. En los próximos años, Clapton pudo recuperar su vida, dejando las drogas y ganándose a Pattie Boyd. Su reputación divina no tan fácil de recuperar. A pesar de una serie de álbumes de platino y una cantidad de éxitos, incluyendo la versión rápida de “I Shot the Sheriff”de Bob Marley, "Wonderful Tonight" (también escrito para Pattie) y "Lay Down Sally," era claro que Clapton había cambiado de equipo de los blues al chico mimado de los rankings “Billboard. Su guitarra más tranquila lo mantuvieron fuera del ojo público hasta los mediados de los años 80', cuando tuvo una levantada de sus videos, una presentación en el concierto Live Aid, el álbum oficial de la película “Letal Weapon” y el álbum de éxitos a través de 25 años llamado “Crossroads” (Camino de Encuentro). En 1991, Slowhand se encontró en su propio camino de encuentro. El y Pattie se habían divorciado, su hijo Conor había muerto después de caerse de un rascacielos de Manhattan y había visto las mejores manos de su generación; Stevie Ray Vaughan, Muddy Waters, Hendrix; pasar el timón de la guitarra de los blues. Si Dios quería decir en ese momento “basta”, pocos hubieran estado sorprendidos. Después de todo, Clapton siempre había sido un perfeccionista, un interprete del blues y nunca alguien que sacaba su propia alma a relucirse. Pero en vez de tirar la toalla, Clapton salió con "Tears in Heaven," escrito para el álbum oficial de la película “Rush” pero en realidad en homenaje a su hijo. La canción acústica y lenta ayudó a transformar a “Unplugged” en su más rotundo éxito. Fue cuando mostró su vulnerabilidad y se lanzó profundo al delta de los blues en “From the Cradle” que Clapton se ganó un poco de su pasada gloria, por más que esa gloria significó un Grammy y un lugar en la sección de “Adulto Contemporáneo”, en vez de las cuerdas del poder y la nominación para su santificación. Quizás lo que los fanáticos admiran más de Clapton, más que sus canciones, su moda y sus carros rápidos o sus triunfos sobre el alcohol y las drogas, es la historia que tiene con ellos. Simplemente sobreviviendo, Clapton ha podido representar los problemas de los contemporáneos. Cuando las guitarras de Slowhand se pusieron al remate en 1999, como parte de un beneficio para un centro de rehabilitación de drogas que apoya, había más que madera y cuerdas a la venta. Estos eran recuerdos de un tiempo cuando Clapton, como Dios o no, estuvo presente en la creación del rock moderno.