Duncan Dhu

Duncan Dhu: sobre

Mikel Erentxun, Diego Vasallo y Juan Ramón Viles deciden formar Duncan Dhu a mediados de los ochenta en San Sebastián. Lejos de la tónica imperante en el País Vasco con el nacimiento del rock radical, su propuesta deambula por las sendas del pop-rock acústico y sencillo. Son fichados por Grabaciones Accidentales, que les publica un single y el EP Por tierras escocesas (1985), donde unas texturas próximas al rockabilly y al folk generan temas como Casablanca, uno de los primeros hits del grupo. Canciones llega en 1986 y ya supone un notable éxito gracias a un repertorio bien seleccionado que también incluye versiones en español de temas ajenos. Temas como Cien gaviotas o Esos ojos negros hacen popular al grupo, que va creciendo a todos los niveles. El grito del tiempo (1988) los consagra como una de las formacones de mayor éxito en nuestro país gracias a singles tan acertados como Una calle de París o el super-hit En algún lugar, uno de los temas más radiados de la época. Como apunte anecdótico, vale decir que es uno de los primeros discos españoles editados en formato CD. Su fama trasciende a América Latina mientras las relaciones con Juanra se van deteriorando hasta provocar su escisión definitiva, que deja a Duncan Dhu como dúo. La edición de un recopilatorio con las caras B de sus singles -Grabaciones Olvidadas (1989)- precede a su siguiente trabajo. Se trata de un doble álbum de estudio con canciones originales, también el primero de estas características grabado por un grupo español. Autobiografía (1989) comprende treinta canciones entre las cuales hay parte de lo mejor de su repertorio. Con él obtuvieron atención internacional y hasta la mismísima Madonna les pidió que colaboraran en la BSO de Dick Tracy. Incluso el prestigioso sello Creation les edita un recopilatorio en Inglaterra, lo cual no es de extrañar ante el poderío de temas como Palabras sin nombre o Entre salitre y sudor. La imagen de Duncan Dhu se ha renovado y muestra a un grupo mucho más maduro tanto en sonido como en planteamientos. Supernova (1991) es un intento de aproximación a la música de baile, tal vez influido por el proyecto de Diego en solitario -Cabaret Pop-. Tras este disco, Mikel y su compañero deciden tomarse un descanso para dedicarse a sus propias carreras. Los rumores de separación empiezan a escucharse, pero Duncan Dhu entregan Piedras en 1994, un álbum cuyo sonido remite a sus inicios acústicos en una suerte de evolución del lejano El grito del tiempo. Tras la gira de presentación, y coincidiendo con su décimo aniversario, en 1985 graban el directo Teatro Victoria Eugenia en San Sebastián. Las carreras de Diego y Mikel siguen dando sus frutos por separado, aunque en 1998 publican el recopilatorio Colección 1985-1998, que incluye cuatro temas nuevos bajo la autoría del grupo.