Barricada

Barricada: sobre

Enrique Villareal -El Drogas- pasó gran parte de su adolescencia en las calles de Txantrea, barrio pamplonica de reputada conflictividad. Allí empezó su pasión por el rock, que plasmó mediante unos primeros escarceos en bandas locales, con su bajo en ristre. Tras su paso por el servicio militar obligatorio, El Drogas decidió montar su propio grupo junto a Francisco Javier Hernández -Boni-, Mikel Astrain y Sergio Osés Pagola. Barricada debutaron sobre las tablas un domingo en el rastro de Txantrea, allá por 1982. Su primer álbum aparece en 1983, una producción de Ramoncín que lleva por título Noche de Rock and Roll. Aunque los temas tienen cierta gracia, el sonido no les hace justicia mientras sus directos son cada vez más populares. Participan en el famoso festival anti-OTAN que posteriormente da lugar a la etiqueta de rock radical vasco, poco antes de la forzosa reestructuración del grupo: Sergio es llamado a filas y entra Alfredo Piedrafita en su lugar como guitarrista. Por otro lado, Mikel Astrain fallece el 2 de abril de 1984 debido a un derrame cerebral, por lo que Fernando Coronado le reemplaza a las baquetas. Con formación renovada y la participación de Rosendo en los arreglos, graban su segundo disco. Barrio conflictivo (1985) remite directamente a las calles de Txantrea y a las vivencias diarias que allí se suceden. El prisma agresivo y desacomplejado del cuarteto crea escuela entre las huestes radicales del norte, mientras su paso a la multinacional RCA hace que sus seguidores pongan el grito en el cielo. No hay tregua llega ese mismo año con Rosendo Mercado en las labores de producción, quien además impide que la compañía llegue a censurar parte del material que finalmente se publica. Aunque el tono visceral se ha mantenido intacto, Barricada no están contentos con la compañía, así que deciden fichar por Polygram en cuanto tienen la oportunidad. Mantienen productor para su siguiente álbum, que esta vez sí sorprende a todos con una cubierta más adulta y canciones variadas, que incluso comprenden medios tiempos. El espejismo se desvanece para dejar paso a la intensidad de Rojo (1988), un retorno a las guitarras duras que, sin embargo, marca el hecho diferencial a través de unos textos más inteligentes y un sonido muy potente. Su siguiente álbum debía llamarse En el nombre de Dios y contener un tema homónimo con una dura crítica hacia la Iglesia. No obstante, la censura hace acto de presencia y finalmente aparece bajo el título de Pasión por el ruido (1989). La fama del cuarteto se apuntala con el doble Barricada en directo (1990), todo un éxito de ventas que su primera compañía independiente aprovecha para reeditar sus primeras canciones -sin el consentimiento de los navarros-, en el disco Barricada 1983-1985. Por instinto (1991) muestra un enfoque más comercial que se materializa en una notables ventas, para incorporar arreglos que van del dance al pop. También Balas blancas (1991) incide en esa vena suavizada que, no obstante, permite hacer sonar las guitarras como deben en los cortes más duros. En 1992, tanto El Drogas como Boni debutan en solitario, con prescindibles álbumes -Txarrena y Peligroso animal de compañía, respectivamente- que pocas veces son equiparables al material de Barricada. La araña ve la luz en 1994, con desarrollos más complejos y las ideas radicales prácticamente extintas. En 1995 se publica el recopilatorio Los singles, donde se incluyen algunos temas perdidos como la censurada En el nombre de Dios, o la versión acústica de Pasión por el ruido. La edición de Insolencia (1996) precede la aparición de su segundo álbum en directo, Salud y Rock & roll (1997), con muchos amigos invitados. Los proyectos paralelos, las colaboraciones y los discos en solitario de sus miembros, así como la disminución de su tirón comercial, hacen pensar en una posible separación del grupo. No obstante, Barricada regresan con Acción directa (2000), una nueva muestra de rock duro con influencias más contemporáneas. La gira de presentación devuelve al grupo a la actualidad musical del país, e incluso les permite figurar en festivales de verano. Lejos de rebajar su ritmo de producción discográfica, en 2002 entregan nuevo material bajo el nombre de Bésame.